29.6 C
Jánico

El Escándalo de las Apuestas: Cinco Jugadores Suspendidos en la MLB

DeportesEl Escándalo de las Apuestas: Cinco Jugadores Suspendidos en la MLB

El reciente escándalo de la Major League Baseball (MLB) que ha llevado a la suspensión de cinco jugadores por violaciones de las reglas de apuestas deportivas no es un hecho aislado en la historia del béisbol. Las denuncias de jugadores involucrados en apuestas son tan antiguas como el deporte mismo, reflejando problemáticas sociales como la miseria, la raquiña y la lucha de clases.

En esta ocasión, los jugadores suspendidos son Tucupita Marcano (Padres de San Diego), Michael Kelly (Atléticos de Oakland), Jay Groome (Padres de San Diego), el dominicano José Rodríguez (Filis de Filadelfia) y Andrew Saalfrank (Diamondbacks de Arizona). La investigación reveló sus infracciones y llevó a una decisión firme por parte de la MLB, pero esta situación se compara más con una depresión que no alcanza la categoría de huracán, en lugar de un gran escándalo.

Desde la era de la Bola Muerta a principios del siglo XX, arreglar juegos, apostar en partidos y aceptar sobornos eran prácticas comunes. A esto se sumaba la participación de millones de fanáticos que también apostaban en los juegos de béisbol, una situación que persiste hasta hoy. El vínculo entre el béisbol y las apuestas es innegable. Desde los tiempos anteriores a la Guerra Civil, cuando el béisbol comenzaba a ganar popularidad, los fanáticos y jugadores disfrutaban de invertir financieramente en los resultados de los juegos.

Las apuestas empezaron de manera modesta, con pequeñas sumas de dinero o incluso una comida en juego. Sin embargo, con la profesionalización del béisbol en 1869, las apuestas se integraron profundamente en la cultura del deporte. Los jugadores a menudo apostaban en sus propios juegos, ya sea con amigos, fanáticos o casas de apuestas. En las gradas, los aficionados apostaban no solo sobre el resultado del juego, sino también sobre quién conseguiría el primer hit o anotaría la primera carrera. En lugares como el Estadio Quisqueya, era común ver a decenas de fanáticos participando en juegos de "pa’lante y pa’trás".

Es probable que el béisbol no hubiera alcanzado su nivel de popularidad sin la influencia de las apuestas. Hoy en día, las apuestas y los apostadores han crecido exponencialmente, algo evidente en las numerosas bancas deportivas de países como la República Dominicana. La industria de las apuestas mueve grandes cantidades de dinero, no solo en apuestas directas, sino también en publicidad de equipos y cotizaciones de grandes deportistas. Las apuestas en el béisbol de las Grandes Ligas generan una cantidad inmensa de dinero, con centros de apuestas clave en lugares como Las Vegas y Atlantic City.

Para evitar que la corrupción y la mafia controlen el deporte, es necesario implementar un estricto sistema de supervisión. Esto es crucial para evitar situaciones similares al infame escándalo de los Medias Blancas de 1919, donde las apuestas y los arreglos de partidos mancharon la reputación del béisbol.

En comparación, lo sucedido con Tucupita Marcano y los demás jugadores suspendidos parece un problema menor, similar a un borracho que busca otro trago con la cartera vacía. Sin embargo, este escándalo nos recuerda la necesidad constante de vigilar y regular las apuestas en el béisbol para mantener la integridad del deporte.

 Información de Diario Libre fue utilizada en esta nota

Más artículos como este

Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Publicidadspot_img
Publicidadspot_img
Publicidadspot_img

¡Mantente en contacto!

Publicidadspot_img
Publicidadspot_img
Publicidadspot_img

Últimas Noticias

Publicidadhttps:
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x