22.6 C
Jánico

52 años del horrendo crimen de los dirigentes del club Héctor J. Díaz

Hace cinco décadas y dos años, un evento lúgubre marcó de manera indeleble la historia de la República Dominicana. En 1971, Radhamés Peláez Tejeda, Rubén Darío Sandoval, Víctor Fernando Checo, Reyes Florentino Santana y Gerardo Bautista Gómez, jóvenes promesas del club Héctor J. Díaz, fueron víctimas de un brutal y siniestro asesinato que dejó a la sociedad estremecida y horrorizada.

Los cuerpos de estos cinco dirigentes clubistas del barrio 27 de febrero fueron hallados en diferentes lugares, cada uno mostrando signos de violencia y perversión que desafiaban toda comprensión humana. La atrocidad de este crimen alcanzó su máxima expresión y se convirtió en un sombrío capítulo en la historia dominicana.

Cuando la nación esperaba respuestas y soluciones, el entonces presidente de la República, el doctor Joaquín Balaguer, respondió con una lacónica frase que resonaría a lo largo de los años: "No tengo comentarios… eso es producto de fuerzas incontrolables". Esta respuesta dejó una sensación de impotencia y frustración en la sociedad, que clamaba por justicia y esclarecimiento.

El 9 de octubre, en honor a la memoria de estos valientes jóvenes y como testimonio eterno de la vileza de este acto, se instituyó el "Día Nacional de los Clubes Deportivos y Culturales" por decreto del presidente Salvador Jorge Blanco en 1984. Este día no debería pasar desapercibido, ni celebrarse sin remembranzas y reflexiones.

Los clubes deportivos y culturales desempeñaron un papel esencial en la sociedad dominicana, promoviendo la cultura y el deporte como herramientas para el desarrollo y la integración. Su lucha incansable por mantener viva esta tradición es un testimonio del espíritu resiliente de la comunidad.

En el club Mauricio Báez y otros similares, vemos un legado que se mantiene con fuerza, demostrando que los ideales de los clubes Héctor J. Díaz siguen vivos en el corazón de la sociedad dominicana.

Este horrendo crimen, que cumple 52 años, nos exige recordar la sentencia popular: "El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla". No podemos permitirnos olvidar este episodio oscuro de nuestra historia, ni la importancia de los clubes en la promoción de los valores culturales y deportivos en nuestra sociedad. Debemos honrar la memoria de estos jóvenes valientes y continuar su legado, para que actos tan atroces nunca vuelvan a repetirse en nuestro país.

Más artículos como este

0 0 votes
Article Rating

Leave a Reply

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Para Mantenerte al Día

Publicidadspot_img

Únete a nuestras redes Sociales

Publicidadspot_img
Publicidadspot_img
Publicidadspot_img

Últimas Noticias

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x