29.6 C
Jánico

Vivimos la época de la vulgaridad y lo obsceno

Alfredo Cruz Polanco.

Nuestra sociedad y por consiguiente, nuestras familias están siendo afectadas y sacudidas por una gran descomposición moral, crisis de valores éticos y espiri­tuales, debido a que en una gran parte de la población, sobretodo, de una buena parte nuestra juventud, predomina una gran degradación social, que se manifiesta en lo: inmoral, vulgar, obsceno, soez y lo prosaico. Una herramienta tecnológica que está contribuyendo en gran medida a esos antivalores es el mal uso que se le viene dando a las redes sociales, sin que nuestras autoridades pongan freno o límites al uso de las mismas.

Salvo ligeras excepciones, es vergonzoso, decepcionante y degradante observar la gran acogida que tienen ciertos espectáculos de la llamada música urbana, del reguetón y de otros géneros musicales ajenos a nuestra cultura, por la vulgaridad de sus intérpretes, de sus atuendos, por el contenido de las letras y por los mensajes nocivos de sus interpretaciones para nuestros jóvenes, sin que ningún organismo oficial o autoridad competente le ponga coto a los mismos. Desgraciadamente son muchos los padres que acompañan a sus hijos a dichos espectáculos, contribuyendo a su propia degeneración y degradación moral.

Muchos de nuestros jóvenes creen que para poder trascender exitosamente, conseguir fama a nivel internacional y fortuna rápida es obligatorio practicar los antivalores, lo inmoral, lo prohibido, lo vulgar, malsano y perverso, profanando, irrespetando y violentando los lugares patrióticos y sagrados, los valores y los símbolos patrios, para poder ser virales en las redes sociales, sin que se les aplique un régimen de consecuencia. Los falsos paradigmas o modelos que tratan de emular y profesar son figuras descarriadas, descalificadas moralmente, que res­ponden a los intereses del bajo mundo. Lamentablemente, no tratan de emular a los grandes y sanos exponentes de nuestra cultura, música, deporte ­y las bellas artes, quienes, para orgullo ­nuestro, han puesto muy en alto el nombre de nuestro país en playas ­extranjeras.

Estos patrones culturales importados, influyen negativamente sobre gran parte de nuestros jóvenes a través de esos géneros musicales, pues muchos de ellos, fruto de su escasa formación, no están en capacidad de discernir entre lo que es bueno y lo que es malo y terminan atraídos por estos mensajes alienantes sobre el sexo aberrante, fortunas, drogas, una vida fácil sin un mínimo esfuerzo. Escogen el camino equivocado de los vicios, la dege­neración, los cuales terminan cometiendo actos delincuenciales y cuestionables que los lleva a la perdición. El ejemplo más reciente lo encontramos en el bochornoso desorden mayúsculo ocurrido en la ciudad colonial, principal centro turístico de la capital, el cual causó una gran indignación y desaliento a sus moradores. Desgraciadamente las autoridades responsables brillaron por su ausencia en este abominable y desagradable acontecimiento.

Nuestro sistema educativo no contempla ni muestra ninguna preocupación por poner en práctica un programa en nuestras escuelas públicas y colegios privados para contrarrestar y disminuir esta gran inversión de valores que viene carcomiendo nuestra juventud. Por el contrario, las cosas posi­tivas que aportaron tan buenos resultados en el otrora sistema educativo, como la moral y cívica, la lectura comprensiva, la expresión oral, las bellas artes, la composición y el dictado, entre otras, han sido erradicadas. De ahí la pésima valoración obtenida por nuestros estudiantes que son sometidos al Programa Internacional de Evalua­ción (PISA), ocupando siempre los últimos lugares de los países del área. Ojala se le pueda encontrar una solución a este cáncer social, el cual ya está ­haciendo metástasis.

Fuente: La Información. 

Más artículos como este

Leave a Reply

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Para Mantenerte al Día

Publicidadspot_img

Únete a nuestras redes Sociales

Publicidadspot_img
Publicidadspot_img
Publicidadspot_img

Últimas Noticias

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x