Tres grandes empresas dejan de donar a los republicanos que se opusieron a ratificar la victoria de Biden

0
24

Varias empresas han confirmado al portal Public Information que dejarán de contribuir económicamente con los miembros republicanos del Congreso de EE.UU. que alentaron a los partidarios de Donald Trump a protestar por la certificación del voto del Colegio Electoral a favor de Joe Biden, durante el violento asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, que se cobró la vida de cinco personas. Las empresas en cuestión son la cadena de hoteles de lujo Marriott, la aseguradora médica Blue Cross Blue Shield y el grupo bancario Commerce Bancshares.

Marriott indicó al medio que dejará de donar a los 147 republicanos que votaron en contra de la certificación de la victoria de Biden después de «tomar en consideración los eventos destructivos en el Capitolio para socavar unas elecciones legítimas y justas».

El presidente y director ejecutivo de Blue Cross Blue Shield Association, Kim Keck, también dijo al medio que suspenderá todo apoyo a los 147 republicanos que votaron «para subvertir los resultados de las elecciones de noviembre al desafiar los resultados del Colegio Electoral». Más tarde, la empresa emitió un comunicado en el que confirmó su decisión de dejar de apoyar a «algunos miembros del Congreso» que votaron «para socavar nuestra democracia».

Por su parte, el ‘holding’ bancario Commerce Bancshares señaló al portal que suspendió «todo apoyo a los funcionarios que han impedido la transferencia pacífica del poder», tachando los violentos eventos del 6 de enero de «aborrecibles, antidemocráticos y totalmente contrarios al apoyo a la buena voluntad para los estadounidenses y las empresas».

Los comentarios de estas tres empresas se hicieron en el marco de una encuesta a las 144 compañías estadounidenses que en el 2020 habían donado a los legisladores que objetaron los resultados electorales. La mayoría de las firmas encuestadas por el medio, 127, no ofrecieron comentarios.

Debe leer  Incendios en California dejan 6 muertos y 200 000 desplazados