SOMOS inicia jornada de vacunación COVID – 19 en el Alto Manhattan con capacidad para 40 mil vacunas diarias

0
9
El doctor Ramón Tallaj, presidente de SOMOS Community Care (Foto Miguel Cruz Tejada).

 Por Miguel Cruz Tejada

 NUEVA YORK._ El prestigioso grupo médico SOMOS Community Care inició la mañana de este jueves la primera jornada de vacunación contra COVID-19 en el Alto Manhattan, durante un acto celebrado frente a la clínica comunitaria Doctor Care, donde el doctor Ramón Tallaj, presidente de la entidad aseguró que la entidad está en capacidad de proveer 40 mil vacunas diarias.

La jornada comenzó con la vacunación a 400 médicos y otro personal esencial de salud, que fueron inyectados en la clínica, además de numerosas personas que acudieron para vacunarse.

Tallaj, fue vacunado a la 1:00 de la tarde después de encabezar una conferencia de prensa en la que ofreció amplios detalles sobre la preparación de la jornada y resaltando el apoyo a SOMOS del gobernador del estado Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio a cuyos funcionarios la entidad les entregó el cronograma que elaboró y las ubicaciones de los locales disponibles para responder a la comunidad.

Dijo que una de las mayores preocupaciones es la de la lentitud de la vacuna en las comunidades pobres de la ciudad, añadiendo que su esperanza es la de que todas las oficinas médicas primarias que son las campeonas en prevención, reciban las vacunas y ha dado instrucciones para que se dé prioridad a personas de 65 años en adelante.

“Ya hemos hecho un conteo y para empezar en varias áreas, nosotros necesitamos unas 750 mil vacunas y hemos puesto a disposición de las autoridades 125 equipos, aparte de los dentistas que están con nosotros, en condiciones de hacer pruebas en cualquier sitio sea estadios, escuelas, iglesias, donde quiera que sea”, explicó Tallaj.

Debe leer  COVID-19, la palabra del año 2020 en la República Dominicana

Adelantó que el personal de SOMOS estará disponible los 7 días de la semana por el tiempo que sea. “Si lo hacemos por 8 horas, podríamos vacunar a un cuarto de millón por semana, podemos hacerlo”.

Llamó a la comunidad a despejar las dudas y desconfianza en las vacunas, porque ya se ha comprobado que son eficaces en todo el mundo, pero es una decisión de cada una. “Estamos vacunando a todo el personal que trabaja con nosotros y luego a la comunidad desde el momento en que se nos entreguen las vacunas”, informó.

Recordó que en otras épocas, se cuestionó y se dudó sobre la eficacia de las vacunas contra el polio y la gripe, pero han sido las inyecciones las que pudieron aplanar o erradicar esas enfermedades.

En la conferencia, hablaron también los doctores Henry Chen,  presidente de SOMOS Community Care,  y miembro del Grupo de Trabajo sobre Equidad de Vacunas del gobernador Cuomo, la pediatra Denise Núñez, de cuidados intensivos de la Red de atención comunitaria de SOMOS y cofundadora de la clínica comunitaria  “Doctor Urgent Medical Care” situada en el 44 de la avenida Sherman en el Alto Manhattan, donde se realizó el evento, quienes anexaron información y estadísticas en la conferencia.

Tallaj dijo que la lucha es también contra  las enfermedades, el miedo y la desinformación.

Informó que SOMOS Community Care seguirá trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios de la ciudad y el estado, ya que anticipan dos fases de distribución de la vacuna.

El almacenamiento de la vacuna y el monitoreo continuo de la temperatura en uno de los POD (punto de distribución) de SOMOS se establecerán adecuadamente para administrar la vacuna de manera segura a su personal.

Debe leer  Sarah L. Machado llama a los padres a prestar más atención al comportamiento de los hijos

“Las vacunas de Moderna requerirán dos dosis para ser efectivas”, reveló  Tallaj, recordando que hasta la fecha, SOMOS ha establecido más de 50 sitios de prueba trilingües, ha evaluado a más de 1 millón de personas en todo el país y ha servido más de 2 millones de raciones de comidas a los neoyorquinos más necesitados.

Habiendo viajado a los estados del sur conocidos como  “Sun Belt” (Cinturón del Sol) en todo el país, que ahora están aplicando lo que se ha convertido en un modelo nacional para la atención culturalmente competente a los desatendidos en la batalla con COVID-19.