25.8 C
Santiago de los Caballeros
jueves, septiembre 23, 2021

Prometen pronta ayuda para damnificados tras tormenta que dejó al menos 12 muertos en sótanos en NYC

- Advertisement -spot_img

Más Noticias

De Blasio y la gobernadora Hochul advirtieron que con el Gobierno federal desplegarán fondos inmediatos para hacer frente a los daños que dejaron los fuertes aguaceros y prepararse mejor para futuras catástrofes.

Desolación, tristeza, dolor, impotencia, negocios cerrados, caos en los trenes y autobuses, sótanos inundados, árboles caídos, viviendas sin fluido eléctrico, pérdidas materiales, y por lo menos 12 personas muertas, entre ellas un bebé de menos de 2 años y un hispano, es el devastador saldo que deja hasta ahora la feroz tormenta que sacudió a Nueva York entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves.

Y es que a pesar de que el Servicio Meteorológico Nacional había emitido una alerta de emergencia por posibles inundaciones repentinas el miércoles por la noche, el desastre resultó peor de lo esperado, con aguaceros que batieron récord en la ciudad de Nueva York, y que este jueves tenía a familias llorando a sus muertos y a otros como Juana Medina, tratando de salvar en cajas de cartón y maletas la poca ropa que le quedó, debido a que su casa en Queens se inundó por completo. Las lluvias alcanzaron 7 pulgadas en Manhattan, 8 en Brooklyn y Queens y 9 en Staten Island.

“Esto fue como un diluvio. Yo jamás había visto tanta lluvia caer y pensé que íbamos a morirnos ahogados. Si no hubiéramos salido corriendo adonde una vecina que vive en un edificio de al lado, seguramente estaríamos hoy muertos”, aseguró la joven colombiana, quien vive en el mismo vecindario de Woodside, donde perdieron la vida el pequeño Lobsang Lama, de 14 meses, quien padecía autismo, su padre Ang Lama, de 50 años y su madre Mingma Sherpa. Las tres víctimas, de origen de Nepal, quedaron atrapados y se ahogaron con la acumulación de lluvia en el sótano de una casa de tres pisos en la esquina de la Calle 64 y Lauren Hills Boulevard, donde vivían.

 

El colombiano Alberto Vásquez, vecino del vecindario de la familia de Nepal que murió en Woodside, hizo un llamado a las autoridades locales para que iniviertan en un plan de revisión del sistema de alcantarillado, pues dijo que en esa parte de Queens, debido a que muchas casas están con desniveles fuertes, sufren cada vez que llueve mucho y se tapan las cañerías.

“Da mucha tristeza lo que le pasó a esta familia, Creo que hay que investigar todo de fondo, pero también la Ciudad debe mejorar sus alcantarillas y no esperar a que pase una tragedia como esta que se pudo haber evitado con un mejor plan”, dijo el residente de Queens.

El NYPD reveló además que la tormenta mató también al hispano Roberto Bravo, de 66 años, quien perdió la vida tras inundarse también el sótano donde residía, en el 491 de Ridgewood Avenue, en Brooklyn.

La Uniformada agregó que otra de las víctimas mortales fue una mujer de 48 años de Grand Central Parkway en Queens, quien había llamado al 911 a pedir auxilio, pero fue demasiado tarde. Una madre de 43 años y su hijo de 22, corrieron la misma suerte, tras inundarse su sótano en la calle 183, en Jamaica, Queens, el condado más impactado por los aguaceros. La lista de las víctimas también incluyó a un hombre de 50 años, una mujer de 48 años, una anciana de 86 y una persona encontrada sin vida en su auto.

Y tras conocer el triste balance, la gobernadora Kathy Hochul recorrió partes de Jamaica, Queens, y no solo dejó ver su conmoción por las muertes registradas mayormente en viviendas por debajo del nivel de la calle, sino que ofreció ayuda de manera de inmediata.

“Todavía estamos descubriendo la verdadera profundidad de la pérdida, la pérdida humana. Es difícil imaginar que la gente simplemente en sus autos, en sus casas, en sus sótanos sucumbieran a los estragos de una tormenta brutal, y sus familias deben estar sufriendo tanto”, dijo la mandataria estatal, reconociendo que urge tomar medidas de prevención desde ya para evitar impactos feroces en eventos futuros. “Eso me dice que no hay más eventos catastróficos e imprevisibles. Necesitamos preverlos con anticipación y estar preparados. Esta es la primera vez que hemos tenido un evento de inundación repentina de esta proporción en la ciudad de Nueva York y en las áreas periféricas. No hemos experimentado esto antes, pero deberíamos esperarlo la próxima vez”.

Fuente: El Diario La Prensa NY

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

- Advertisement -spot_img

Últimas noticias

Volver
WhatsApp
Telegram
Correo electrónico
Formulario
[contact-form-7 id="12"]
A %d blogueros les gusta esto: