22.6 C
Jánico

¡No me sorprende la violencia!

“La libertad más difícil de conservar es la de equivocarse” Morris West’

Dr. Frank Espino

Todos los días escuchamos, vemos, leemos sobre la violencia en República Dominicana, y me sorprende la cantidad de personas que emiten juicios sobre el aumento de la misma.

Sin embargo no veo personas emitiendo soluciones de cómo disminuirlas. Ni pensar acabarla, porque esto último es imposible.

Estando  en Colombia, un colega médico de ese hermoso país nos decía: “Doctor cuando un ciudad sobrepasa de el millón de habitantes se torna incontrolable” y argumentaba su exposición “sobre todo en América Latina donde la justicia, los controles policiales y la vigilancia son tan vulnerables”. Las necesidades son cada vez mayores,  los problemas socio-económicos van en aumento y a medida que crece la población, habrá aumento de criminalidad, aumento de consumo de estupefacientes, alcohol, tabaco, desviados sexuales, asesinos, y sobre todo que es donde quiero centrar mi escrito –La pérdida de valores y la «pérdida de la Familia».

Muchos de los que hoy nos leen, no escucharon un noticiero vespertino radial a las 2:00p.m “El Suceso de hoy”   en los años 50-60’ cuando un locutor “Rodriguito” terminaba el programa decía…“Y la vida no se detiene.. prosigue su agitado curso”

En ese programa se presentaban todos los tipos de crímenes de una forma dramatizada tipo radio novela, con la diferencia que ahora contamos con televisión con cable, varios periódicos, y periodistas que pueden informar libremente y opinar, contrario en los tiempos de Trujillo y en los años que siguieron después donde habían mordazas.

No quiero escuchar el cliché de que la criminalidad aumenta por factores de pobreza ¿y entonces la criminalidad en países desarrollados  a que se atribuye?

Siempre habrá ladrones, violadores, asesinos, los que consumen y comercializan sustancias prohibidas, los que genéticamente y los que se crean para delinquir, no importa en qué continente, en que país o ciudad del mundo se encuentre.

Ahora bien. Lo que sí tenemos que tener son controles: Policiales, judiciales leyes aplicables y que se cumplan.

Haga un ejercicio mental y piense… la última vez que vio una Unidad Policial, bien pagada, señalizada, bien montada, equipada y comunicada por su barrio, por su calle, en cualquier esquina o por su ciudad las 24 horas. Si la ha visto con frecuencia, ¡Despierte que está soñando!

El autor es médico, escritor y profesor universitario

Más noticias como esta
Relacionadas

A propósito del Cónsul

Esta semana sale a relucir un artículo en un...

Al tranque: posibles consecuencias tras elección de bufetes directivos en el Congreso Nacional

Por Daury Reyes El tranque generado de cara a la...

Mi encierro en la Mina

Por Aik Ambiorix A propósito de Gregory Méndez y Carlos...

Santo Domingo primada de América

Rafael Baldayac. Santo Domingo de Guzmán, primada de America, capital...
spot_img
spot_img

Subscríbete

Últimas Noticias