22.6 C
Jánico

La difícil reforma policial

La Reforma de la Policía Nacional constituye un reto para el gobierno de muy difícil realización.

Se trata de establecer una nueva organización: adaptando una innovadora plataforma tecnológica; un remozamiento y rehabilitación de su planta física y vehicular; una nueva dotación de recursos humanos debidamente entrenados para sus funciones de acuerdo con la Ley, así como también se ha de contemplar una nueva estructura de puestos y de jerarquías; y un nuevo esquema de relaciones con la comunidad que fortalezca la efectividad de sus operaciones.

Todo ese proceso de renovación tiene que implicar la desmilitarización de la policía, para que no sea un cuerpo represivo que responda a los intereses del poder político o de grupos particulares corrompidos, sino que responda a su misión para garantizar el orden público y la seguridad ciudadana, observando los derechos humanos establecidos en la Constitución y las leyes.

Eso es fácil de decir y de formular, sin embargo, en la práctica institucional representa un serio desafío que las autoridades no parecen saber por dónde comenzar para llegar a un producto final que habrá de ser una nueva policía.

Se ha de suponer que el Grupo de Trabajo para la reforma y que encabezara la FINJUS, entregó los documentos necesarios y suficientes como para definir el Plan de Reforma Policial. Ese Plan debe contener la descripción de los diversos componentes a renovar y sus actividades asociadas, así como las fases para su implementación.

También se ha de suponer que dicho Plan ha de tener previsto un presupuesto de inversión y de gastos que haga viable la reforma de la organización en toda la geografía nacional, así como un cronograma de actividades, según las fases para el desarrollo del plan.

Dadas las urgencias que imponen las actuales circunstancias atizadas por los asesinatos en cadena que han escandalizado nueva vez a la comunidad nacional, se hace pertinente y estratégico que el proceso de reformas sea precedido por un conjunto de acciones de efectos rápidos que abran el camino para la reforma.

Entre esas acciones rápidas se ha sugerido una que luce fácil de aplicar en lo inmediato y que consiste en iniciar el proceso de depuración con la identificación, a través del departamento de recursos humanos, de los agentes y oficiales que han sido expulsados de la institución por faltas graves, pero que valiéndose de relacionados han conseguido su reincorporación, para decretar su inmediata separación definitiva de la organización.

Así como esa medida, el Comisionado y el propio ministro de Interior y Policía pudieran sugerir otras medidas de profilaxis de aplicación rápida, de modo que se vaya legitimando dentro de la organización y la Comunidad misma, el Plan de Reforma Policial.

El proceso de desmantelar la actual policía y sus viejas prácticas viciadas es una tarea difícil y de largo o mediano plazo, pero hay que iniciarlo y monitorearlo con dedicación, firmeza y perseverancia.

¡Qué se inicie la reforma con las acciones de efectos rápidos!

Este artículo fue publicado originalmente en La Información. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Más noticias como esta
Relacionadas

Josefa Castillo resalta en Monte Plata obras de gobierno por encima de los RD$3,550 millones

La dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Superintendente...

JCE concluye segunda ronda de recepción de propuestas para conformación de juntas electorales

Licey al Medio. – La Junta Central Electoral (JCE)...

Salud Pública emite una alerta epidemiológica preventiva por viruela del mono

El Ministerio de Salud Pública de República Dominicana emitió...

Autoridades dan otro duro golpe al narcotráfico al ocupar 494 paquetes de cocaína

Por Abrahan Montero SANTO DOMINGO (ADPRESS).- Las autoridades dominicanas dieron...
spot_img
spot_img

Subscríbete

Últimas Noticias

Volver
Telegram
Correo electrónico
Formulario