Washington. (Prensa Latina) Decenas de funcionarios de salud de Estados Unidos renunciaron o fueron despedidos de sus puestos en medio de la pandemia de la Covid-19, reportó hoy la publicación The Hill.

De acuerdo con el medio, servidores públicos que en otro momento estarían fuera del radar, se convirtieron en blanco de la ira y la frustración provocadas por la crisis de salud en un momento de grandes divisiones partidistas en la nación norteña, la más golpeada por la emergencia sanitaria a nivel mundial.

En algunos casos, los funcionarios dimitieron o fueron removidos de sus puestos después de choques con líderes electos, como ocurrió con el comisionado de Salud de la ciudad de Nueva York, Oxiris Barbot, quien renunció este mes tras un enfrentamiento con el alcalde Bill de Blasio.

Asimismo, oficiales del sector en Texas, Indiana y Montana dejaron sus trabajos en las últimas semanas después de que políticos locales ignoraron sus consejos sobre exigir el uso de máscaras y prohibir la realización de eventos públicos.

En otros estados, los funcionarios de salud fueron sacados de sus cargos por cometer errores en el reporte de los datos sobre la pandemia de la Covid-19, la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-Cov-2.

Tal fue el caso de la directora de Salud Pública de California, Sonia Angell, quien dejó su puesto de forma súbita este mes luego de que una falla de software mostró que el territorio occidental puede haber reportado menos casos de coronavirus; y de la comisionada de Salud Pública de Virginia Occidental, Cathy Slemp, despedida por un problema similar. A ello se suman los casos calificados por The Hill como los más preocupantes: autoridades sanitarias que dejaron sus trabajos después de recibir amenazas.

Debe leer  Ministro israelí: Los palestinos deben olvidarse de un Estado independiente

En Ohio, por ejemplo, la asesora principal de salud del gobernador Mike DeWine, Amy Acton, renunció a su puesto después de que manifestantes armados protestaron frente a su casa.

Según un recuento del servicio de noticias Kaiser Health News y la agencia Associated Press, casi 50 funcionarios estatales y locales de salud renunciaron, se retiraron o fueron despedidos desde abril.

‘Ver este tipo de renuncias realmente generalizadas de roles clave en un momento de gran importancia para nuestro país debería ser una fuente de preocupación para todos’, declaró a The Hill el director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins.

Ese y otros expertos culparon de esos cambios en puestos importantes a la elevada atmósfera partidista en Estados Unidos, que incluso afecta la respuesta a la pandemia, con comportamientos diferentes en estados controlados por republicanos o demócratas.

Collins advirtió que las recomendaciones en materia de salud realizadas los funcionarios muchas veces adquieren algún giro político, pues esas personas son sometidas a presiones por parte de líderes electos para que cambien sus criterios, o reciben ataques feroces y amenazas contra ellos y sus familias.