31.6 C
Jánico

Editorial: «Pandemias sociales»

La Carta Pastoral presentada a la sociedad por la Conferencia del Episcopado Dominicano, con motivo de la celebración del Día Nacional de Nuestra Señora de la Altagracia la pasada semana, convoca a la reflexión sobre la problemática socioeconómica nacional para adquirir conciencia sobre la necesidad de aunar esfuerzos y voluntad política en la búsqueda de superar las crisis que atormentan a la población.

Para los obispos dominicanos, problemas como corrupción, delincuencia, violencia, antivalores e inflación son pandemias sociales que inquietan, desesperan y afligen a las familias, porque cada día la vida se torna muy difícil y subsistir es una odi­sea.

Además, se resaltan como otras pandemias la mentira, el odio, el amor por el dinero, inconductas, irrespeto a los derechos humanos, perdida de la espiritualidad y violencia intrafamiliar

Frente a esa agobiante  realidad, es un compromiso patriótico de gobernantes, clase dominante y gobernados asumir con responsabilidad los desafíos alrededor de un plan de nación y una cruzada, con los fines de rebasar los males sociales y económicos en aras de dignificar la existencia de las personas.

Corresponde a quienes están en el poder, por consiguiente, encabezar las iniciativas orientadas a garantizar el bienestar social con respuestas satisfactorias a las necesidades de trabajo, alimentación, salud, educación, sana recreación y seguridad ciudadana, porque son derechos humanos fundamentales para vivir con dignidad.

La Conferencia del Episcopado Dominicano ha expuesto con madurez y prudencia la panorámica socioeconómica del país, por ende, es un deber de todos los sectores nacionales poner atención a la epístola católica y tras meditar decidir trabajar unidos por la paz social y la preservación de la democracia.

Se requiere de un sistema político, social y económico fundamentado en  la solidaridad, la honestidad y el humanismo, en la medida que son factores determinantes para la convivencia pacífica y el bien común.

Sin embargo, la misiva de los obispos despierta  luz y esperanza, porque se sujeta en consejos e ideas que abren los cursos para construir una mejor sociedad e inspira a luchar por un futuro promisorio; ese es el gran reto de todos por la Patria y la felicidad de los dominicanos.

Pese al drama inhumano y todas las dificultades imperantes en República Dominicana,  hay que ser optimista, pero es un deber  ciudadano labrar el sendero hacia la transformación de la sociedad y el bienestar social.

Si se aceptan y emprenden las su­gerencias de la Iglesia Católica, al final se puede proclamar que “No todo se ha perdido”.

Fuente: ©La Información.

Más noticias como esta
Relacionadas

Chivo expiatorio vs chivoloquismo

Dr. Frank Espino. “Cuando un árbol se cae, los monos...

El covid Abinader y los EEUU

Por Charlie Núñez Desde que se anunciaban con tambores de...

Jánico necesita de la Asociación de janiqueros en los Estados Unidos

Por muchos años la Asociación de Janiqueros en los...

Hay Julio, murió Guillermo

En la mesa del rincón, bajo la pantalla del...
spot_img
spot_img

Subscríbete

Últimas Noticias

Volver
Telegram
Correo electrónico
Formulario