27.4 C
Santiago de los Caballeros
viernes, abril 23, 2021

Construir el muro con dinero prestado, una afrenta a Duarte

Más Noticias

Miguel Espaillat Grullón
Escritor, Periodista, Activista Social y Político. Reside en New York, NY, USA.

1 – Entre los dominicanos es casi imposible ponerse de acuerdo sobre cualquier tema haitiano. En esta ocasión, abordo la construcción del muro “Duarte” en la frontera, iniciativa que hago, con la esperanza de provocar el “sano debate de ideas”, entre los dominicanos preocupados por la soberanía e integridad territorial de nuestra patria.

2 – Acerca de la construcción de este muro, Alfredo Pacheco, presidente de la Cámara de Diputados declara apoyar cualquier esfuerzo legislativo para hacer efectivo este proyecto; y Pelegrín Castillo lo ha definido como histórica decisión, el cual tiene todo su respaldo y el apoyo entusiasta del 85% de los dominicanos. Sobre el mismo tema, el Dr. Emmanuel Esquea Guerrero “tuitea”: “La verja en la frontera pasaría a ser el mayor acto de soberanía, después de la independencia y la Restauración”. Esta declaración de Esquea, muchos las aprueban, mientras otros la censuran asociándola a una alineación con los Vincho en la campaña de odio irascible y visceral que esta familia lidera junto a otros dominicanos contra los haitianos y los dominicos-haitianos, tal como la llevaron contra Peña Gómez y los trabajadores de los centrales azucareros de ascendencia haitiana confinados en los bateyes.

3 – También se le enrostra a Esquea, que esa aseveración es una exageración suya, puesto que – comentan – un acto de mayor soberanía fuese si revirtiéramos la ley que permite que los extranjeros compren sin límite, tierras de nuestro territorio y que impidiéramos que las transnacionales mineras como la Barrick Gold y Falcondo, exploten y roben nuestro oro y bauxita y otros metales amparados por contratos leoninos otorgados por nuestros gobernantes “traidores a la patria”. También, un acto de soberanía seria, que evitáramos la destrucción que esas empresas buitres vienen ocasionando durante muchos años a nuestros bosque, montañas, ríos y fauna, con el apoyo cómplice de empresarios, gobernantes y políticos corruptos.

4 – Otros ciudadanos critican este proyecto de construcción, alegando, que la misma no va a conjurar el problema migratorio que tenemos con Haití; y lo hacen argumentando, que frenar la migración haitiana no es cuestión de muro, sino de eliminar el negocio millonario que constituye para una mafia el trasvase ilegal de haitianos hacia nuestro territorio. Otros aducen, que el costo de esa construcción y posteriormente su mantenimiento será una carga muy onerosa para el país, habiendo otros métodos para frenar esa migración, con los que se obtendrían mayores y mejores resultados.

5 – También, los opositores a la construcción de este muro argumentan, que con el mismo incurrimos en un gasto de dinero que mejor debiera invertirse en programas sociales en la cinco provincias fronterizas, específicamente en las áreas de salud, educación, establecimiento de industrias, viviendas, acueductos, agricultura y en otros renglones, que contribuyan a la mejoría de la vida material de sus habitantes, para que ellos se conviertan en centinelas reales de la frontera, puesto que aquella región ha sido abandonada por todos los gobiernos, a tal punto, que por la falta de apoyo para una vida medianamente digna, una gran mayoría de sus habitantes han tenido que emigrar, convirtiéndose estas provincias en tierra de nadie, por lo que al estar desértica y vacías, han sido ocupadas por miles de haitianos que se adaptan a vivir en aquellos yermos ardientes, que en vez de lugares para la vida, semejan ser hornos gigantescos de miseria y muerte.

6 – No obstante, pese a las críticas en pro y en contra – para bien o para mal –y pese a que yo en lo personal prefiero construir puentes, en vez de muros y murallas, el inicio de la construcción de este muro es ya indetenible y viene a satisfacer – yo diría – a más del 80% de los dominicanos. Ante esta realidad, yo invito a los ideólogos y gestores de este proyecto fronterizo, a que ellos sean los mayores aportadores materiales para que esta obra se haga realidad en el menor tiempo posible y sin endeudar el país para su financiación.

7 – En los tiempos en que los Trinitarios estuvieron en las labores independentistas, todos contribuyeron con sus bienes para financiar esta empresa libertaria. Juan Pablo Duarte y su familia, sacrificaron todos sus bienes, a tal punto, que se quedaron sin nada. Igual hicieron todos los integrantes de la sociedad la Trinitaria, cooperando cada uno de acuerdo a sus posibilidades; y hasta las mujeres como Josefa Pérez de la Paz, María Trinidad Sánchez, Concepción Bona, Baltazara de los Reyes y Rosa Duarte entre otras, entregaron todas sus joyas y el dinero que pudieron para apoyar la causa de la independencia.

8 – Para la construcción de este muro se tomarán prestado 100 millones de dólares, el equivalente a 6 mil millones de pesos, que por los intereses a pagar puede llegar hasta los 12 mil millones de pesos. Debido a que los que apoyan este muro, han catalogado su construcción como un apto supremo de patriotismo para salvar la soberanía e integridad territorial, en consecuencia, yo invito a todos los patriotas y nacionalistas en consonancia con esta construcción a que evitemos a que el muro sea construido con dinero prestado, sino con dinero propio de todos los dominicanos, principalmente con el dinero de aquellos que durante años han venido desarrollando una lucha tenaz para hacer realidad la construcción de este muro, puesto que esta construcción con dinero prestado, sería una afrenta a Duarte; – ¿pues, como los dominicanos, pudiendo aportar el dinero para esta construcción, se tenga que acudir a un prestado que de hecho hipotecaria la soberanía de que hablamos? Si insistimos en seguir el ejemplo de Duarte, entonces, honremos su memoria, sigamos sus pasos, aportando dinero de nuestro peculio para la construcción de este muro, tal como lo hizo él para la causa de la independencia nacional.

9 – En consecuencia, ha llegado la hora de que ese apoyo no sea solo de palabras, sino, que se haga efectiva, donando dinero, block varilla y cemento, y hasta que muchos de ellos puedan trasladarse al lugar de la construcción para que aporten horas de trabajo voluntario o por bajo salario.

10 – En este sentido, le pido a todos los nacionalistas que hagan el aporte correspondiente para esta construcción. Me refiero a Yadira Marte, Consuelo Despradel, Pedro Corporán, Luis Acosta Moreta, al mocano doctor Luis Diaz, Ramfis D Trujillo, doctor Robert Cabral, abogados Juan Miguel Castillo y José Ricardo Taveras, Robinson Gálvez Lay, Abel Martínez, al ultranacionalista Elías Santos, los Vincho, Manuel Núñez y al resto de nacionalistas que han estado pidiendo a gritos esta construcción. En este sentido, también, todos los empresarios dominicanos deben hacer un aporte significativo de varios millones. Por otro lado, también los empleados públicos que simpatizan con este muro deben hacer sus aportes, digamos, por ejemplo, un año o dos entregando un 1% los de bajo salario y un 2 % los altos salarios.

11 – En este contexto, debe haber aportes especiales por parte de las 20 a 30 familias supermillonarias que se han beneficiado de la obra de los trinitarios independentistas y de los héroes y heroínas de la Restauración de la República. Al efecto, Pepín Corripio y los Vicini, deben aportar no menos de 100 millones cada uno. También, con otro tanto, que se corresponda con las fortunas que han adquirido en la política, deben ser los aportes de los más de 500 millonarios del PLD, otrora pobretones. Entre los del Comité Político y el Comité Central del PLD (la gente de Danilo y Leonel), que suman más de mil, si cada uno aportara un millón, tendríamos mil millones para ese muro, con la salvedad, que entre ellos hay quienes pueden aportar cien millones y más sin que ello malogre sus inmensas fortunas.

12- Pertenecen a este grupo, Abel Martínez, Felucho Jiménez, Francisco Javier García, Radhamés Camacho, Roberto Rosario, Leonel Fernández, Euclides Gutiérrez Félix, Félix Bautista, Víctor de la Rúa, Danilo Medina, Temístocles Montás, el penco Gonzales Castillo, Los hermanos y cuñados de Danilo, Manuel Estrella y cientos más. Y hasta las bocinas de Leonel y Danilo pueden aportar de un millón cada uno sin que ello haga mella a sus fortunas. También pueden aportar con varios millones, Héctor Albizu, el gobernador del Banco Central que ha llegado a adjudicarse de un cantazo, 60 millones de pesos por el dudoso y obsceno concepto de liquidación y bonificaciones. También los exgerentes del Banco de reservas como Toribio Peña Jaqués y otros pueden aportar un par de millones cada uno, sin magrar sus fortunas. También de estos, entre Danilo Medina, Abel Gonzales, Víctor Diaz Rúa, Leonel Fernández, Diandino Peña, Radhamés Camacho, Jean Alain Rodríguez, José Ramón Peralta, Ángel Rondón, Rubén Jiménez Bichara, reinaldo Pared Pérez, Andrés Navarro, Bauta Rojas, Luis Gómez Diaz, Carlos Amarante Baret, Cheo Jiménez, Quique Antún, Julio Cesar Correa (el vegano de Edenorte), algunos exmilitares como Rubén Paulino Sem y ciertos exjefe de policía, todos millonarios, como Pedro Jesús Candelier, quienes todos en conjunto pueden aportar, 10, 20, 30 mil, o más millones de pesos, para la construcción del Muro “Duarte”, sin que sus fortunas se vean diezmadas significativamente.

13- Al decir del periodista Esteban Rosario, en su libro “Los dueños de la República Dominicana”, estas son las familias que constituyen los grupos económicos que controlan el país y sus instituciones. Ellos concentran la riqueza nacional. Tienen todos los privilegios del Estado. Reciben incentivos, exoneraciones y tienen un alto nivel de impunidad. Violan las leyes y no son apresados. Quiebran bancos y el Estado los protege. El Congreso Nacional está bajo su control. Los partidos políticos son sus prisioneros. Se casan entre sí y su base de sustentación es el monopolio de unas cien empresas cuyos dueños están presentes en los consejos directivos de las principales empresas, las universidades privadas y medios de comunicación. Ellos controlan los principales organismos de decisión económica del Estado. Ellos controlan los bancos comerciales y las telecomunicaciones, además, controlan el seguro familiar de salud y los fondos de pensiones, y ahora con el neoliberalismo controlan la educación, el transporte, la energía y pretenden privatizar hasta el agua, en una carrera insaciable por acumular más riqueza de la que ya tienen.

14 – Me refiero a las familias siguientes: Vicini-Cabral, Vicini-Pérez y Vicini-Lluberes, Espaillat Cabral, Viyella-San Miguel, Hazim -Frappier, Corripio Estrada, Cáceres Troncoso, Lisandro Macarrulla, Brugal, Bermúdez, los Hazoury, León Asencio, Armenteros, Haché, Vitienes, Pellerano Ricard, Báez Romano, Lama, Grullón Espaillat, Pedro Brache, Fernando Capellán, José Miguel González Cuadra, Manuel A. Grullón, Luis Molina Achécar, Frank Rainieri, Manuel E. Tavares, Miguel Barletta, Rafael Blanco Canto, Roberto Bonetti, José Clase, Samuel Conde, José Luis Corripio, Manuel Díaz, Pedro Esteva, Manuel Estrella, Félix García, Carlos Guillermo León, Aquiles Hernández, Franklin León, Celso Marranzini, Dino Marranzini, Carlos José Martí, Ramón Menéndez, Marcial Najri, Agripino Núñez Collado, Mercedes Ramos, Héctor Rizek, Samir Rizek, Gustavo Tavares, Juan Manuel Ureña, Bernardo Vega, Juan Vicini, Máximo Vidal, José Vitienes, Elena Viyella, James Porcella, Armando D’Alessandro, Enrique Porcella, Bern Ladurner, José María Cabral Vega, Manuel Barleta, Pedro Esteva, León Jimenes, Ramón Menéndez, Agripino Núñez Collado, Mercedes Ramos, entre otros potentados dueños de la República Dominicana. En este contexto, Miguel Vargas, puede aportar 100 millones, Hipólito 100 millones y los bancos y banqueros mil o dos mil millones. Y hasta los peloteros multimillonarios deben aportar con este muro asegurar la integridad y soberanía nacional en la patria en nacieron.

15 – En este punto es de lugar acotar, que las contribuciones que para la construcción del muro “Duarte” estos empresarios y los políticos aludidos se decidieran a aportar, no solo sería por el motivo patriótico que he señalado, sino, porque esta acción sería un modo de resarcir todo el inmenso daño que ellos le han hecho a la República; los políticos, porque han sido unos irresponsables en sus funciones de estado, pues no cumplieron con el sagrado deber de conjurar la excesiva emigración haitiana; y los empresarios, por traer miles de haitianos al país para trabajar en levantamiento de las estructuras física de sus empresas, sin que posteriormente se ocupen de repatriarlos. Por ejemplo, en el Este, ya existen ciudades enteras constituidas por miles de haitianos, debido a que los empresarios turísticos, construyeron sus hoteles con mano de obra haitiana que traían ilegalmente desde Haití, lo que en un proceso de 30 años, ha dado lugar en todo el Este a la población y poblados haitianos referidos.

16 – Las solicitadas aportaciones ellos la pueden hacer sin mayores sacrificios, porque todos ellos han hecho fortunas inmensas en esta patria que nos legaron los trinitarios y los restauradores de la República, y siendo ellos grandes culpables de la debacle migratoria que hoy pone en peligro nuestro territorio y soberanía, en consecuencia, si hay que construir un muro para preservar el territorio donde todos ellos han hecho sus vidas y fortunas, entonces, no es justo que haya que coger prestado 6 mil millones de pesos para construir ese muro, cuando entre todos ellos se puede reunir ese dinero a título de donación y fervor patriótico. También, cada hogar de diáspora dominicana en todo el mundo, con la aportación de 20 dólares, se podrían reunir no menos de 15 millones de dólares, algo equivalente a 900 millones de pesos.

17 – Espero la respuesta positiva de todos de los que en estas cuartillas he llamado a contribuir materialmente para construir el muro “Duarte”, pues sería una contradicción, hablar de construir un muro para proteger nuestro territorio y hacer valer nuestra soberanía, precisamente con un acto con el que empeñaríamos esa soberanía de la que hablamos y proclamamos.

18- A Duarte, a los demás trinitarios, a los restauradores, héroes de Constanza Maimón y Estero Hondo, y a los combatientes de abril de 1965 las Manaclas y Playas Caracoles, ¡jamás!, se le honraría construyendo un mundo con dinero prestado, que de hecho conllevaría, un golpe profundo a la soberanía que queremos cimentar con ese muro. Hacerlo tomando dinero a rédito sería una afrenta a todos los que entregaron sus bienes y vidas para el logro de nuestra independencia y la soberanía que con la construcción del muro “Duarte” queremos material con nuestro aporte generosamente patriótico.

19 – Hasta nuestro presidente y algunos de sus ministros que han declarado poseer hasta más de 500 millones, deben de aportar para la construcción del muro “Duarte”. Ellos, como timoneles de nuestro pueblo, son los primero que deban dar el ejemplo a seguir. A nuestro presidente, donar 10 o 20 millones para tan magna empresa patriótica, no le empobrecería, ni le disminuiría significativamente su declarada fortuna de más de 4 mil millones de pesos.

20 – Finalmente, dejo a la consideración de mis conciudadanos mi propuesta de no coger prestado, para la construcción del muro, “Duarte”, para que este hecho histórico, sea de orgullo de todos los dominicanos, que ven en esta construccion, un refuerzo a la vigencia de nuestra soberanía e integridad territorial.

El que tengo oídos, que oiga…

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

- Advertisement -spot_img

Últimas noticias

Volver
WhatsApp
Telegram
Correo electrónico
Formulario